Beneficios de la práctica del futbol

El fútbol es uno de los deportes más practicados en el mundo entero; pueden jugar niños, niñas, adultos e incluso gente de edad avanzada siempre y cuando se adapte a las exigencias y necesidades de cada tipo de perfil.

La práctica no es solo una actividad entretenida, sino que también aporta numerosos beneficios para la salud a nivel psicológico, cardiovascular y muscular.

BENEFICIOS PSICOLOGICOS:

Desarrollo mental: Cada acción deportiva que selecciona el jugador sea correcta o errónea le aporta al futbolista una retroalimentación que le permite adquirir una experiencia perceptiva. Esta experiencia será la que, en niveles más avanzados y ante situaciones más complicadas, le permita elegir las acciones técnico-tácticas adecuadas a cada situación concreta.

Valores en hábitos deportivos: La práctica del fútbol genera una serie de valores comunes a la mayoría de deportes como son: El espíritu de sacrificio y superación, la autoestima, la aceptación de desafíos, la autoeficacia, socialización y capacidad de trabajar en equipo.

Muchos de estos valores pueden ser luego aplicados a otros ámbitos de la vida como el trabajo, la familia, proyectos personales, etc.

Algunos expertos en conductas sociales afirman que la práctica del fútbol aleja a los niños de tentaciones tan comunes en esas edades como la droga, la violencia y el alcohol.

 

BENEFICIOS OSTEOMUSCULARES:

Incremento de la potencia muscular.

Aumenta la velocidad de reacción, así como la coordinación motora a nivel muscular.

Aumenta el nivel de densidad ósea a nivel de fémur y tibia.

Mejora las capacidades motoras en las que están involucradas las piernas (saltos, carrera etc.)

Tonifica la musculatura especialmente la del tren inferior y la zona abdominal gracias al incremento de los niveles de testosterona que genera.

Mejora la vascularización muscular.

Practicar fútbol con asiduidad reduce el porcentaje graso y aumenta el índice de masa corporal.

 

BENEFICIOS CARDIOVASCULARES:

Los beneficios cardiovasculares que aporta son los mismos que aportan las actividades físicas aeróbicas.

Con el ejercicio aeróbico aumenta el tamaño del corazón y mejora su función. Cada latido manda mayor cantidad de sangre a los músculos que son solicitados.

El ejercicio aeróbico disminuye la tensión arterial.

Permite aumentar la superficie de difusión de oxígeno de los pulmones a la sangre.

Aumenta el nivel de resistencia en carreras aeróbicas y anaeróbicas.

Disminuye la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares como la diabetes, obesidad, hipertensión etc.

Además de todos estos beneficios el fútbol es un deporte adecuado para poblaciones con discapacidades intelectuales ya que:

Involucra a todos los participantes y los divierte.

Su práctica y sus reglas son sencillas y su enseñanza fácil.

Se mejora rápidamente.

Ayuda a mejorar la condición física.

Todos estos son solo algunos de los muchos beneficios que produce la práctica del fútbol, sin embargo, no todo es de color de rosa; las mismas áreas que se ven beneficiadas por este deporte, pueden resultar dañadas por una práctica estresante o en niveles de alta competición mal controlados.

10 motivos para que los dejes jugar fútbol

  1. Fomenta el trabajo en equipo, lo que les abre las puertas durante las horas escolares ya que en varias ocasiones deben trabajar de la misma forma con compañeros de la escuela.
  2. En ideal para niños que de bebés, no pudieron desarrollar de la mejor manera, sus habilidades motoras gruesas. Fortalece sus músculos y los hace más activos.
  3. ¿Notas que tiene baja autoestima? Entonces el fútbol es una excelente opción para aumentar la auto confianza ya que se van sintiendo más cómodos conforme el juego se va desarrollando. Lo mejor es cuando anotan el gol ya que la actitud ganadora se potencializa.
  4. Este deporte es un excelente ejercicio que impulsa la salud cardiovascular, aumenta la coordinación, mejora la fuerza y la flexibilidad.
  5. Si tu hijo se distrae muy fácil, el fútbol puede ser una gran herramienta para fomentar la concentración y atención ya que deben estar alerta para que las jugadas salgan como se tenían planeadas.
  6. Sirve como una herramienta para inculcarles la responsabilidad  que deben tener con el equipo y la importancia de  la ética de trabajo para lograr el éxito.
  7. Desarrollarán diversas formas de comunicación ya que durante el juego los implicados deben hablar a través de señas  y otros movimientos.
  8. La competencia los motiva para ser mejores y lograr sus objetivos. En ese momento es ganar el partido pero les muestra que esto puede ser para su vida profesional y personal
  9. Este deporte implica que los niños desarrollen su conciencia visual y los obliga a actuar bajo momentos de estrés para resolver las situaciones que se les presentan. Mejora su flexibilidad cognitiva.
  10. Lo mejor de todo es que es muy divertido y cuando nuestros hijos son parte de algo que les gusta, se esfuerzan más y sin duda les aporta más felicidad en su día a día.

Ocho útiles consejos para compaginar deporte y estudios

EN SU COLUMNA SEMANAL DE PSICOLOGÍA DEPORTIVA, VIRGINIA SÁNCHEZ NOS TRAE UNAS CUANTAS RECOMENDACIONES PARA AQUELLOS DEPORTISTAS QUE TIENEN QUE COMPAGINAR SU ACTIVIDAD FÍSICA CON LOS ESTUDIOS. TODO ES POSIBLE CON UNA BUENA ORGANIZACIÓN.

Si existe un dilema en este mundo, es la versión deportiva del famoso ¿estudias o trabajas? En este caso: ¿entrenas o estudias? Siempre se dice que lo importante son los estudios, forjarse una carrera y que el deporte debe quedar en un “segundo plano”, pero, ¿cuál es la realidad?

Efectivamente el formarse profesionalmente es muy importante para el deportista. ¿Por qué? Primero: Porque nadie nos asegura cuando comenzamos que vayamos a tener una carrera prometedora en nuestro deporte.

Hay que pensar en la retirada y en las lesiones

Segundo: Porque, desgraciadamente, en cualquier momento podemos sufrir una lesión que nos aparte definitivamente del deporte.

Tercero: Y muy importante: la retirada, es decir, el fin de la vida deportiva, es un acontecimiento que se da muy rápido en el tiempo y cuando la vida deportiva acaba es importantísimo que la persona tenga un camino profesional que poder seguir, ya esté relacionado con el deporte o no.

La dificultad no es la falta de tiempo, sino la gestión de él

Por lo que, de momento, la teoría la tenemos clara, y es que cualquier persona debe prepararse para poder tener una vida profesional independiente a su carrera como deportista, pero ¿esto se puede llevar a la práctica? ¿Podemos pedir a un deportista que está compitiendo a un determinado nivel que además de rendir en su deporte lo haga en su formación?

Desde luego, no es fácil. Sí que es cierto que dependiendo del deporte que practiques podrá resultar más o menos complicado, ya que en algunos deportes el entrenamiento se prolonga durante más horas que en otros, pero sea cual sea el deporte que practiques probablemente requiera de una dedicación y esfuerzo que haga que no te resulte fácil. Por ello, estos consejos os ayudarán.

¿DEPORTE O ESTUDIOS? LOS DOS

1- Parece obvio, pero es especialmente importante tenerlo en cuenta: decídete por algo que te guste. Para ello imagina tu vida sin practicar tu deporte y decídete por eso que querrías ser, a lo que te gustaría dedicarte en esa situación. Hay múltiples opciones, puede estar relacionado con el deporte o no tener nada ver, pero es indispensable que te apasione tanto como tu deporte.

2- Ten muy presente que dentro de un tiempo no seguirás compitiendo en tu deporte. Es algo que debes tener claro, a pesar de que quizás no te guste pensar en ello. Al tener claro este aspecto tendrás más clara la importancia de tener otra alternativa profesional.

3- Aprende a gestionar el tiempo. No es fácil, y quizás necesites ayuda al principio, pero es un punto clave. En ocasiones la dificultad de compaginar ambas actividades no reside en la falta de tiempo, si no en la gestión que hacemos de éste. Es importante no estudiar o formarte en los ratos libres que te deje el deporte ni entrenar en los ratos libres que te deje tu formación. Entiende ambos aspectos como importantes y prioritarios en tu vida y gestiona el tiempo en base a esto.

4- Separa ambas cosas: no permitas que en tu tiempo de entrenamiento te invadan pensamientos sobre aspectos académicos o formativos y al contrario. Debes aprender a gestionar tus pensamientos igual que a gestionar el tiempo.

5- Los parones están permitidos. Quizás haya algún año que debas dedicarte sólo al deporte porque las circunstancias así lo exijan. Por ejemplo, el otro día podíamos leer en la entrevista que Campeonísimas realizó a Laura López que, debido a que nos encontramos en año olímpico, había tenido que aparcar sus estudios. Si ocurre esto, no pasa nada, sólo tienes que ponerte una fecha de vuelta y no permitirte que el parón sea más largo de lo que te habías propuesto (por muy duro que sea volver).

6- Crea hábitos. Al igual que creas rutinas de entrenamiento y tienes lugares para ello hazlo para estudiar o formarte.

7- Cuida el descanso. Es un aspecto muy importante tanto para tu rendimiento deportivo como el académico.

8- Y, por último, importantísimo: ten muy, muy, muy claro por qué lo haces. Seguro que tienes unos motivos y unos objetivos muy claros, así que no los pierdas nunca de vista.

Además, es importante que tengamos en cuenta que los deportistas son personas y no sólo hacen deporte. El tener más actividades fuera de su rutina deportiva es importante para el desarrollo como personas y tener una formación además les hará mejores deportistas.

Hábitos de alimentación y el deporte

El ejercicio regular y unos hábitos saludables de alimentación nos conducen a sentirnos más felices y con más energía, por lo que la nutrición y el deporte deben formar parte de nuestra vida y rutina diaria.

Aunque hoy en día es difícil llevar a cabo estos hábitos debido a la cantidad de horas que pasamos frente al ordenador y sentados en nuestro trabajo, no debemos dejarnos llevar por una vida sedentaria, ya que hará que estemos más cansados, sin fuerza y nuestro cuerpo en general se verá resentido.

Practicar deporte nos ayudará a:

  • Mejorar la salud de nuestros huesos y aumentar la energía y la resistencia.
  • Prevenir enfermedades de corazón, presión arterial alta, diabetes y obesidad.
  • Aliviar la ansiedad y el estrés, y mejorar el sueño.
  • Mantener nuestro peso ideal ya que acelera el metabolismo (velocidad a la que quema las calorías).

Todos podemos realizar ejercicio, comenzando con algo ligero y yendo de menos a más, eso sí, consultando siempre con vuestro médico que todo está correctamente antes de empezar vuestro plan de ejercicios.

Podéis empezar con caminatas cortas de 10-20 minutos 2/3 veces por semana, aunque un buen objetivo es caminar 4/5 veces por semana de una manera rápida durante 30 minutos.

Podemos adecuar el deporte a cada edad:

Infancia y adolescencia

Durante la infancia, los niños deben practicar cualquier tipo de deporte que fomente su formación y desarrollo. Una vez pasada la adolescencia, recomiendan ejercicios para incrementar la resistencia y la potencia como el fútbol, baloncesto, atletismo, etc. Lo recomendable es que a estas edades la actividad física sea diaria, de una hora al día aproximadamente.

A partir de los 18 años

Se recomienda realizar ejercicios de fuerza, coordinación y resistencia. Ejercicios como el atletismo o el futbol ayudan a adquirir estas capacidades.

 

Además del deporte, nuestra alimentación diaria influye en nuestro rendimiento, nuestro estado de ánimo y nuestra salud:

  • Debemos llevar una alimentación completa, es decir, comer de todo, de una forma variada y equilibrada, pero siempre procurando que haya predominio de alimentos ricos en hidratos de carbono y proteínas.
  • Tomar entre 3 y 5 raciones de fruta y verdura diarias, así nuestro organismo ingerirá la suficiente cantidad de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes que benefician a nuestro cuerpo.Para que sea más fácil puedes tomarlas en cualquiera de las comidas, como parte de tus postres, en las bebidas, etc. Tienes multitud de opciones para incluirlas en tu dieta habitual
  • Toma al menos dos litros de agua al día: te ayudará a aumentar tus niveles de energía, controlar tu peso, ayuda a tu digestión y mantendrá tu piel hidratada.
  • Come poco y más a menudo: está comprobado que comer más a menudo es más saludable. Realiza 5 comidas más pequeñas al día y controlarás mejor los excesos, manteniendo tu apetito y evitando los atracones.
  • Evita el consumo excesivo de grasas: cocina tus alimentos al horno o a la parrilla, y evita el consumo de productos fritos o procesados. Puedes darte un capricho, pero no te excedas.
  • Limita el consumo de sal y bebidas azucaradas: opta por comer con poca sal, para reducir la presión arterial, y por bebidas no azucaradas como el agua, el zumo natural o alguna bebida energética sin azúcar.

Seguir una dieta equilibrada y realizar al menos 30 minutos diarios de alguna actividad deportiva nos ayuda a tener una vida sana y prolongada.

La zona 14 en el fútbol: ¿Qué es y por qué es tan importante?

A través de la introducción del análisis de rendimiento en el fútbol, los partidos se han analizado de muchas maneras. La Zona 14 se clasificó como la “zona de oro” en el campo de juego, la zona que ayuda a los equipos a marcar más goles.

¿DÓNDE ESTÁ LA ZONA 14?

Al dividir el campo en una cuadrícula de seis por tres, hay 18 zonas en el terreno de juego. La zona 14 es la zona ubicada en el medio del terreno de juego justo fuera del área de penalti, que parece ser crucial para la consecución de goles. Se muestra en el siguiente diagrama:

¿POR QUÉ ES UNA ZONA TAN IMPORTANTE?

Es uno de los factores clave para diferenciar los equipos exitosos de los que fracasaron. Investigadores como Grant, Horn o Williams mostraron que los equipos exitosos atacan a través del centro del campo de forma más efectiva que los equipos menos exitosos en cuanto a resultado final.

¿PERO QUÉ ES REALMENTE LA ZONA 14?

Las diferentes investigaciones tienen su propia visión, pero en general sus opiniones fueron muy similares. Grant et al. (1998) argumentó que la Zona 14 es el área del centrocampista ofensivo, que es el área crucial para producir un ataque exitoso. Horn et al. (2000) y Taylor et al. (2002) argumentaron que la Zona 14 es el área clave que produce la gran mayoría de las asistencias de gol. Williams además explicó, que es el lugar en el que más tiempo pasan los jugadores acostumbrados a dar el último pase (Iniesta o Xavi, por poner un ejemplo). De hecho, algunos entrenadores saben la importancia de esta zona, pero se refieren utilizando otro nombre: “el agujero” por la dificultad de atacarla o de defenderla.

¿CÓMO USARLA DE MANERA EFECTIVA?

Los equipos tienen 4 veces más probabilidades de marcar goles realizando un pase directamente al área de penalti que jugando a las bandas desde la zona 14. En otras palabras, se marcarían menos goles si un jugador con balón en esa zona juega hacia un lado que si juega en profundidad buscando el último pase. El tiempo de posesión es otra razón por la cual la bola que sale de la zona 14 debe pasar directamente al área de penalti. El tiempo medio en el fútbol profesional en ese espacio es de unos 2,7 segundos, lo que significa que tomar la decisión rápida allí es fundamental.

¿QUIÉN DEBE ATACAR LA ZONA 14?

La zona 14 es efectiva solo cuando es explotada por un jugador hábil que puede cambiar rápidamente la dirección del ataque o buscar el último pase. Por lo tanto, los jugadores con la capacidad de jugar en la zona 14 son altamente técnicos.